ARTESANO DE COÍNCO RESCATA EL PATRIMONIO VITIVINÍCOLA

Antes de dedicarse de lleno a replicar a escala diferentes carruajes y de enfocarse completamente en la artesanía, el coicano Francisco Ramos fue restaurador del empresario Carlos Cardoen. Así es como aprendió más sobre reparación de maquinaria agrícola, conocimientos que desde mediados del año pasado aplica en un nuevo proyecto. “El proceso de las vides” es el nombre del Fondo Regional que ejecuta desde junio de 2016, luego de que corriera la lista de espera y consiguiera el financiamiento del Consejo de la Cultura y las Artes.

El objetivo de su propuesta es duplicar los implementos empleados en la producción de vinos, con el fin de contar la historia de esta actividad nacional. Eso sí, la idea es enfatizar en las herramientas más tradicionales. De este modo es que, culminada la iniciativa, resultarán escobajeras, prensas, bodegas, cavas, toneles, barricas, entre otras cosas, pero en miniatura.

De acuerdo con Ramos, la primera etapa del proyecto consistió en investigar sobre las raíces de las botellas del país y el tipo de maquinaria ocupada para llevarlas a la mesa. Para ello ha recurrido a bibliotecas y buscado información en internet. Ahora contacta a viñas para que éstas le conversen al respecto, en pro de integrar su visión y lograr que participen cuando estrene sus obras. En paralelo ha comenzado a construir.

En palabras del artesano, lo más difícil ha sido descubrir y/o replicar los mecanismos propios de estos implementos. Lo anterior, pues su fin es que las herramientas funcionen tal como las originales. “El propósito no es que queden estáticas, sino que las piezas puedan moler uva y sirvan para ser exhibidas”, sostiene.

En ese sentido, de gran ayuda le han sido los conocimientos aprendidos en su época como restaurador de Cardoen. “Son cosas que yo había reparado y de las cuales tomé apuntes e hice planos, aunque se va mucho tiempo de trabajo en su elaboración. Es una tarea minuciosa, porque requiere un alto nivel de detalle. Y como cumplen una función mecánica, los implementos no pueden ser hechos a la rápida. El costo está en la mano de obra”, relata. En cuanto a los materiales utilizados, las reproducciones a escala están siendo confeccionadas “con maderas nobles como raulí, coihue, encina, intentando ocupar las mismas” de los aparatos reales. Hoy lleva un avance de un 50 por ciento.

La exposición inaugural se efectuará aproximadamente en junio de este año en la Municipalidad de Coínco. “Lo que tengo pensado es hacer una actividad similar a una fiesta de la vendimia, invitando a viñas a hacer degustaciones y a dar cuenta de su condición de representantes de Chile en el mundo”, adelanta. Luego, la colección se trasladará al Museo Regional de Rancagua. Mientras, en su taller, el artista ha recibido diferentes delegaciones de colegios para enseñarles su labor y difundir este oficio entre las nuevas generaciones.

“Si bien existen libros sobre el vino chileno y se realizan ferias costumbristas en torno a esto, no ha existido una artesanía que replique aquello. Este proyecto además tiene una intención pedagógica, por lo que se ha buscado vincularla con los niños. Por otro lado, a largo plazo, el fin es construir un museo para Coínco, replicar todo lo que se pueda y resguardar esas obras ahí, para poder contar lo que somos”, remata Ramos.

Fuente:

http://elrancaguino.cl/wp-content/uploads/2017/02/3-1-2.jpg

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>